Siguen firmes los barrios en Segundo Frente.


Santiago de Cuba, Mayarí Arriba, 20 de jul:- Los barrios y cuadras del municipio siguen tranquilos y vigilantes tras los sucesos del domingo 11 de julio, cuando ratas amaestradas por el imperio, respondieron a sus lacayos y quebraron la seguridad con hechos bandálicos, criminales e ilegales.

De múltiples formas, los Comités de Defensa de la Revolución (#CDR) se hacen ecos de las palabras pronunciadas por el Héroe de la República de Cuba, Gerardo Hernández Nordelo, coordinador nacional de la organización de masas, en el acto de reafirmación revolucionaria, en la explanada de La Piragua, en La Habana.

«Han querido destruir la tranquilidad de nuestros barrios, acabar con la paz que ha vivido el pueblo cubano a lo largo de la Revolución, que ha sido, incluso, digna de elogio y admiración por otros pueblos. Han atentado allí, en el propio corazón de nuestras comunidades. Hablo del barrio porque la consigna de los Comité de Defensa de la Revolución es: Somos el barrio.»

En los debates de familia y de barrio, están presentes las palabras del Héroe y todos apuntan a defender la tranquilidad a cualquier precio y a trabajar por perfeccionar la obra revolucionaria que es de todos, con todos y para todos.

«Y no me refiero a aquellas personas que puedan tener quejas legítimas, inquietudes legítimas, problemas legítimos. Nadie es enemigo de los revolucionarios por pensar diferente, pero este es un país de leyes y los lacayos del imperialismo sí son nuestros enemigos.»

Conscientes de la intención imperial de aniquilar a la revolución cubana, se arman los hijos del barrio de argumentos para no descuidar al lacayo que se une al yanqui, pues como dijera el Héroe de la República de Cuba Gerardo Hernández Nordelo, coordinador nacional de la organización de masas.

«Los que se dejan manipular, los que quieren afectar nuestra seguridad, la tranquilidad de nuestros hijos, con esos no tenemos nada que conversar, esos son nuestros enemigos. Los que tiran piedras contra hospitales infantiles, los que tiran cocteles molotov. Pero es deber de los revolucionarios acercarnos a esas personas, incluso a aquellos que pueden pensar diferente, escucharlos, conversar, encontrar puntos en común.»

Tomado de: www.segundofrente.gob.cu


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *