La bajeza de los mercenarios no tiene límites


Santiago de Cuba, Mayarí Arriba, 12 de jul:- Nada menos que el anuncio de funcionarios del Gobierno de EEUU, de un posible deshielo en las relaciones con Cuba, ha provocado de inmediato la histeria de la ultra contrarrevolución de dentro y de fuera.

Lo conocida congresista María Elvira Salazar, a través de un video en las redes sociales, se mostró en total desacuerdo con la posible flexibilización; por su parte los súbditos en la Isla no pudieron llegar más bajo, y a nombre de don dinero exigieron mantener inalterables las medidas del Imperio.

Rosa María Payá, fundadora del movimiento “Cuba Decide”, no pudo ser más servil en su pronunciamiento al pedir al Gobierno de EEUU, que aclaré cuál es su voluntad de acción hacia el “régimen cubano”; pero el colmo de la sumisión y la hipocresía la tuvo el holgazán y líder de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU) José Daniel Ferrer, quien en su perfil de Twitter expresó, “que un cambio de política, sería una manera de “darle oxígeno a la tiranía” y “alargar” el sufrimiento del pueblo cubano.”

¡ Qué manera más sucia de defender su dinero Ferrer y Payá.! Así que restaurar las embajadas, eliminar límites a las remesas y reanudar viajes directos al centro de la isla, es “alargar el sufrimiento del pueblo cubano.”

Sin dudas tanto María Elvira Salazar como José Daniel Ferrer y Rosa María Payá, son parte de la industria de la contrarrevolución, generada por años por los diferentes gobiernos de los Estados Unidos, y como beneficiados ven con alarma y pánico cualquier giro a la normalidad entre ambas naciones.

Una vez más la contrarrevolución cubana demuestra realmente el poco interés por el pueblo de Cuba. Una vez más la bajeza moral y espiritual de los mercenarios, se impone en busca de la ruta del dinero.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *