Creciendo con esfuerzo propio, a pesar de limitaciones


Santiago de Cuba, 08 de jul:- En medio de la batalla contra la Covid 19, los trabajadores de la unidad silvícola Mayarí, en el santiaguero municipio Segundo Frente, están consagrados en la limpia de los campos, para garantizar el crecimiento de los cultivos, así como la preparación de nuevas áreas para la producción de alimentos.

En opinión de su director- el joven  Maikel Jiménez Benítez- “el colectivo, bajo limitaciones de recursos como la lima, neumáticos, estado técnico del transporte y el deficiente nivel de calidad de los viales, la fuerza obrera  se consagra en plantar más semillas de boniato,  maíz y calabaza, alimentos  que en poco tiempo, estarán óptimos para el consumo.”

Convencidos de que la siembra NO es suficiente para altos consumidores como  los centros priorizados,  el mercado municipal  y la ciudad de Santiago de Cuba, la intensión de esos héroes anónimos  es seguir explotando todas las alternativas posibles para elevar aún más los volúmenes de producción y rendimientos, un tema al que estarán  proyectados todo el tiempo, manifestó.

Jiménez Benítez- al referirse al objeto social de la unidad silvícola Mayarí- agregó que- “se encuentra lista para comercializar, un carbón vegetal que fue horneado en la serranía de los Guiros, consejo popular de Concepción, así como se mejorar los viales de forma manual, para garantizar el traslado de madera hacia el principal aserrío del Segundo Frente, ubicado en la localidad Cañada Amarilla”.

La reforestación integral, partiendo de una selección y tratamiento adecuado de las semillas, con la inclusión de un estudio y seguimiento del tratamiento a los suelos, están entre las acciones de esa fuerza laboral, que en medio de pandemia y limitaciones, van creciendo en su afán de mejorar la alimentación y la economía del territorio, que es en sí,  la del país.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *