Un 17 de mayo por la vida (+ Fotos)


Este 17 de Mayo, Día del Campesino, no cambió su forma conceptual y la espiritualidad de los hombres que cultivan la tierra, a pesar de la Covid 19 y sus limitaciones para un buen festejo.

Desde el amanecer volvieron al surco los colectivos laborales para hacer de esta jornada la más productiva y hermosa, en respuesta al llamado del Octavo Congreso del Partido de incrementar la producción de alimentos a partir de la agricultura.

Las principales motivaciones se aprecian en el movimiento de la agricultura urbana, donde todo el año las parcelas se mantienen activadas y siempre se puede adquirir algún producto para colorear la mesa de la familia campesina.

Punto y aparte, merece el impacto del cultivo tapado en la serranía y la producción de lechuga, la reina de las hortalizas, que todos los meses está a la mano, de acuerdo al ciclo de siembra y que perdurará a pesar de la sequía.

Los integrantes de la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños (ANAP), impulsan la siembra de cultivos menores cuando la lluvia se resiste en algunas regiones del municipio, la atención a las áreas de café y la crianza de animales, una respuesta contundente a los efectos del bloqueo impuesto por los Estados Unidos de América, ahora más recrudecido, con daños similares al Coronavirus.

 


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *