Vilmita, una autentica voz


Santiago de Cuba, Mayarí Arriba, 19 de abr:- El talento y virtuosismo de la solista mayarisera  Vilma Esther Carnero Rodríguez, es parte  del quehacer comunitario de la casa de cultura Luis Carvajal Rodríguez, del municipio Segundo Frente, institución cultural, a la que ahora vuelve como Instructora de Arte para atender la especialidad de música.

Vilmita, como le llaman cariñosamente, nació con el talento en la sangre, refieren admiradores del patio y de otras regiones del país, tal vez, por ese timbre propio que la define como una vocalista excepcional, capaz de manejar y embicarse por los más variados tonos del pentagrama nacional e internacional.

Fueron sus padres musicales, el desaparecido Mártires Samé y Marianela Laurencio Hernández, esta última, quien tuvo el placer de captar  a la intérprete, desde los siete años de edad, logrando con ella, innumerables premios municipales y provinciales en diferentes festivales y concursos de entonces.

Vilmita junto al cantante cubano Juan Guillermo Almeida (JG)

De acuerdo con Laurencio Hernández, actual directora de la casa de cultura, “en Vilmita se puede encontrar la autenticidad de un talento, una joven que al paso del tiempo, integró agrupaciones musicales  del movimiento artístico  de aficionados, como Swing Caribeño, Los independiente (Incursión ocasional-música de Hip-Hop) hasta otras de corte profesional, como la Banda Municipal de Conciertos y Suena Cubano, que dirige Nivaldo Gutiérrez, nativo de estas lomas.”

“Vienen a la mente, esos encuentros ocasionales con figuras de la talla del maestro Cándido Fabre, Juan Guillermo Almeida (JG) y uno de los orgullos mayores del Segundo Frente, el trovador Eduardo Sosa, con quien cantó la emblemática inspiración  “Yolanda”, un clásico de la cancionistica cubana. Esos recuerdos son imborrables / Cantar con esas figuras no tiene precio / (Sonríe) ¡Imagínate muchacho!… (Prefiere no decir más, solo citar esos nombres y es como una lluvia de emociones)

“Cantar con Juan Guillermo es algo que guardo para siempre. Fue emocionante tenerlo al lado, interpretar, tararear, bailar. (Busca en su móvil una instantánea de ambos) Esta fotografía, como muchas otras, me acompañan a todas partes, no como un trofeo a mostrar, sino, una evidencia que cuando te entregas a los sueños, ellos te brindan emociones que harán siempre soñar”

Vilma Esther Carnero Rodríguez, agradece a sus padres Vilma y Rubén, su insistencia  por la vida, que es cantar y cantar. Respira feliz por ese apoyo total de la familia. Hoy no se parce ayer, existe un antes y un después,  confiesa. Los sueños, con sueños se alcanzan, me dijo un gran amigo músico, y es verdad, los escenarios hablan por sí solos.

Su presencia se  hace imprescindible en cada acto político o cultural. Su voz surca y cultiva a cada alma, prende ese fuego de admiración y sensibilidad en cada público, escenario: ovaciones, las  palmas agradecidas. Es el carisma de una joven que nació para triunfar, llegar lejos, sorprendernos siempre.

“Y es así, la música encarna lo que soy. Hago rumba guaguancó, todo lo que la lleve, pero si no la tiene,…se la pongo (rie)…la música es el latir de mi vida, mis sentimientos, lágrimas y placer…es el consuelo en la tristeza y mi complemento en la alegría, es generalmente mi alma”.

Vilma Esther Carnero Rodríguez, es una de las jóvenes cubanas,  talento de la vanguardia artística en Segundo Frente, que hoy en medio de una pandemia y distanciamiento social, encuentra en la música, la mejor manera de cantar y alegrar el despertar de cada día, como también instruir a los nuevos que llegan, recordando  así el nombre de una vieja serie televisiva, “hoy es siempre todavía”


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *