Cuba por la independencia tecnológica en enfrentamiento a la COVID 19


Grandes retos ha planteado la COVID 19 no solo para los profesionales de la salud, sino también para científicos e investigadores de diversas ramas. Para Cuba el desafío se ha multiplicado por las difíciles condiciones económicas que ha impuesto la enfermedad causada por el nuevo coronavirus y el bloqueo norteamericano, reforzado criminalmente en estos tiempos de pandemia.

La comunidad científica cubana ha sorteado las dificultades y aportado soluciones de gran valía. Y no hablamos solo de eficaces protocolos y de los cinco candidatos vacunales con que hoy cuenta el país, uno de los cuales, Soberana 02, ya está en la tercera fase del ensayo clínico y ha mostrado una adecuada y segura respuesta inmune.

Hablamos también de los equipos e insumos que durante este año de emergencia sanitaria se han creado para facilitar la atención a los contagiados con la dolencia y lograr la necesaria soberanía tecnológica.

Son conocidos los obstáculos que impone el cerco económico, al impedir la adquisición de materiales y equipos médicos e incluso la llegada al país de ayuda. Ese es el caso, por solo citar un ejemplo, del donativo que nunca llegó a Cuba de la Fundación china ALIBABA, compuesto por mascarillas, reactivos y 104 ventiladores para luchar por la vida de personas en terapia intensiva.

Pero ante el reto no se hizo esperar la respuesta de científicos e investigadores cubanos. Hoy en el Centro de Neurociencias se fabrica un ventilador invasivo de emergencia y otro no invasivo que debe probarse en pacientes en abril venidero. A esto se suma un tomógrafo torácico, que permite visualizar continuamente la función pulmonar junto a la cama del paciente.

En la prestigiosa institución también se puso en marcha una nueva línea de fabricación automática de hisopos, activa desde inicios del presente mes y que tiene una capacidad para producir diariamente más de 120 MIL de estos insumos.

Otras reconocidas entidades de investigación se han sumado a este esfuerzo que realiza el archipiélago en el enfrentamiento a la pandemia y por garantizar la adecuada atención a los contagiados. Ese es el caso de los centros Nacional de Biopreparados y el de Estudios Avanzados, así como de la empresa de tecnología médica digital COMBIOMED, cuyos productos están presentes en todas las unidades de cuidados intensivos que atienden pacientes por COVID 19.

Precisamente a la incansable labor desplegada por el personal del Centro Nacional de Biopreparados debemos igualmente el primer transporte para virus obtenido en territorio nacional, destinado a la recolección y traslado de las muestras de los pacientes para el diagnóstico de la enfermedad.

En un año de pandemia son notables los avances en la obtención de insumos y equipamiento médico que nos ha permitido sortear los obstáculos que impone el bloqueo y garantizar una adecuada atención a los enfermos.

No se han escatimado esfuerzos, ni recursos aún ante las adversas condiciones económicas, y mucho más se puede hacer si como afirmara el presidente cubano, Miguel Díaz Canel, se siguen consolidando alianzas entre las instituciones de investigaciones y las universidades, en las que Cuba tiene un alto potencial humano.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *