» A mi Princesa de la Sierra»


Por: Orlando Amaro Álvarez.

Ella es color del astro rey, voz con fragancia, mirada encantadora que ilumina todo el valle mayarisero, alma de flor, aroma de mujer…

Cuando el vientre de la tierra brotaba la década del 90 se ganó mi admiración, se adueñó de mi favoritismo: timbre deportivo único, elegancia, distinción y sonido del Plan Turquino.

Una de las voces femeninas más pulcras de la Radio Cubana y de la pioneras en mi Verde Caimán Antillano en llevar, con su voz, la actividad del músculo al éter: Premio Nacional de Periodismo Deportivo «Manuel González Barros».

Ella hace las letras poesía, la expande y la difunde por la montaña… y aseguro, no tiene día malo o no lo refleja.

Una mirada de encanto que surca con su voz donde las montañas besan las nubes, donde el trinar de las aves de Sierra despiertan las mañanas…

Ahí va su melodiosa voz deportiva… donde las cristalinas aguas surcan intrincados parajes… La Nelia, Puerto Escondido, El Arpón y la Guinea, Los Laneros y Tío Felipe o El Púlpito y La Hormiga identifican su voz.

Se duerme entre guiones, los vive y transmite experiencias…

Y como olvidar tus innumerables Premios Nacionales. y uno de los primeros e inesperados, el que te identifica como eres y serás » Ráfaga». Eres tú y nadie más.

Kenia Ochoa Cutiño : «LA PRINCESA DE LAS MONTAÑAS


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *