Se acentúa la tendencia al aumento de la temperatura del aire en Cuba


Expertos del Centro del Clima del Instituto de Meteorología notificaron que la temperatura media anual del archipiélago cubano durante el año pasado fue la más elevada desde 1951, superando en 1.17 °C el promedio del período 1961-1990 (25.5 °C). Igualmente informaron que, de todas las décadas de las cuales se tienen mediciones en el país, la recién concluida fue la más cálida.

Junio, julio, agosto y septiembre fueron los meses más calientes. En la tarde del 12 de abril se alcanzó en Veguitas, en la provincia de Granma, un nuevo récord nacional de temperatura máxima: 39.7 °C. En correspondencia con el comportamiento de las temperaturas medias extremas en abril, los porcientos de días cálidos y noches cálidas estuvieron entre los más altos de los últimos 41 años en la mayoría de las estaciones meteorológicas de referencia.

El 2020 contribuyó “a acentuar aún más la tendencia al incremento de la temperatura en Cuba”, subrayaron los especialistas. Fue un año “sumamente caluroso”.

Igualmente preocupante

Según el Servicio de Cambio Climático de Copérnico, el 2020, a nivel mundial, empató con el año más cálido anterior (2016), y la década 2011-2020 es la más calurosa en los registros.

“En general, el hemisferio norte experimentó temperaturas superiores a la media durante el año, aparte de una región sobre el Atlántico norte central. Por el contrario, partes del hemisferio sur registraron temperaturas por debajo del promedio, sobre todo en el Pacífico ecuatorial oriental, asociadas a las condiciones más frías de La Niña que se desarrollaron durante la segunda mitad del año. Es notable que 2020 iguale el récord de 2016 a pesar de un enfriamiento de La Niña, cuando 2016 fue un año récord que comenzó con un fuerte calentamiento de El Niño”.

Temperatura del aire a una altura de dos metros para 2020, que se muestra en relación con su promedio de 1981-2010. Gráfico: Servicio de Cambio Climático de Copérnico/ECMWF.

Nota: Por su cooperación, agradecemos a la doctora Cecilia Fonseca Rivera y a las másteres Idelmis González García y Milena Alpizar Tirzo.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *