Ainiy, la bárbara


Santiago de Cuba, Mayarí Arriba, 22 de oct:- Habían pasado 10 años desde la última vez que la vi. Yo, iba de pasada, pero algo familiar me detuvo. Es ella, no hay dudas, aunque sea difícil reconocer en su semblante a la compañera de aula. Por azahar o por designio, volví a encontrarme con Ainy Bárbara de la Cruz Hernández, o simplemente, Ainy.

Para mi sorpresa, aquella niña inquieta e insegura es ya una joven conversadora, jovial, elocuente que ama la educación y es Licenciada en Educación Preescolar. Ella dice que los niños le dan vida, así de grande es su pasión.

Al sentarnos a conversar en la sala de su casa pude seguir el paso de estos últimos años. Hay fotos de la niñez, un cuadro de los quince y otros recuerdos agradables. En casi todas las instantáneas  están sus padres, a quienes debe mucho, y en  todas las fotografías irradian alegría.

-Pero no todo ha sido color de rosas– me cuenta,mientras enumera la lista de obstáculos que ha tenido que enfrentar-Yo sufrí de bullyng desde el círculo por parte de los profesores, que decían que no podía, que no tenía que estar ahí. Yo estaba en una escuela de débiles visuales, hoy, con los conocimientos que tengo sé que podía haber estado estar en un círculo de enseñanza general.

En la primaria fue todo un reto, tuve que toparme con profesores que no entendían mi sensibilidad y entonces herían mucho mis sentimientos. La secundaria fue un desastre, a esa edad los adolescentes son inmaduros. La transición de sexto a séptimo es una crisis del desarrollo. Ahora lo veo así, pero antes lo veía simplemente con mucho dolor. No entendía el modo de comportarse enesa edad.

En el pre me encontré con personas muy buenas, me refiero en este sentido a los profesores, pero los problemas seguían existiendo. Cuando entré al curso de nivel medio superior, yo dije, no. De mí no se van a burlar más¿Por qué se van a burlar de mí?, si yo soy igual, con mis diferencias, pero igual.Y aprendí a hacer caso omiso a todas las ofensas, a todos los maltratos. Y en la Universidad,me llevaba con media escuela, entre profesores y estudiantes.”

Que Ahini sea diferente a la “norma” no demerita su nivel cognoscitivo, menos aún su perseverancia. Su ambición de conocimientos la impulsó a perseguir la licenciatura tras graduarse como alumna integral en el nivel medio superior. Sin embargo, algunos profesores universitarios dudaron: ¿puede una muchacha con problemas en la motricidad ser profesora?

¿Y por qué no? –afirma ella- Quizás no hago las cosas igual que tú, pero las hago. La educación en Cuba no debe ser exclusiva, sino inclusiva, porque todos somos diferentes. Yo siempre he tenido la concepción de que aquí nadie es “normal”.

Cuando Ahini emplea la palabra “normal” siempre traza en el aire un par de comillas.Porque: ¿quién rige lo que es normal y quién pone límites a tus capacidades? –Esas barreras las imponen otros en el camino. Solo hay que saber superarlas.

Por eso sueña y en grande, quiere en un futuroestablecer un centro particular donde se atiendan a niños en la edad preescolar. De esta forma podrá ayudar a las madres que no tienen la opción del círculo infantil y orientar a las amas de casa en la labor educativa. Este será un “círculo para todos”, sin limitaciones.

Y sí, es cierto que no puede ayudar a los niños con la pre-escritura y que la confección de medios didácticos lees difícil. Ainiy conserva ese ligero temblor en las manos que le hacía emborronar las libretas y una forma particular de pronunciar las palabras.Pero no va a renunciar. No hay otra profesión que la haga feliz. Si las manos tiemblan entrecruza los dedos, pone en cada palabra la precisión de unaartista y es muy exigente consigo misma, ante cada error, vuelve a empezar.

En la primaria le llamábamos por su primer nombre, sin embargo, su perseverancia hace que todos la reconozcan por el segundo. Su voluntad merece el título del valor y su personalidad extraordinaria cabe en la esencia de esta palabra: Bárbara.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *