Titular de ONU rechaza escalada de violencia en Nagorni-Karabaj


Naciones Unidas, 6 oct (Prensa Latina) El secretario general de ONU, António Guterres, rechazó la continua escalada de violencia que persiste hoy en la zona de conflicto de Nagorni-Karabaj, pese a repetidos llamamientos de la comunidad internacional de detener los combates.
El titular manifestó preocupación por los informes sobre la prolongación de las hostilidades, incluidos los ataques contra zonas pobladas, según indicó en un comunicado.

Asimismo, recordó a todas las partes sus obligaciones de proteger a los civiles y su infraestructura en virtud del derecho internacional humanitario.

Guterres subrayó, una vez más, que no existe una solución militar al conflicto e instó a las partes a que cesen de inmediato todas las hostilidades.

También hizo un llamado a todos los actores regionales e internacionales relevantes para que ejerzan activamente su influencia con el objetivo de lograr un fin urgente de los combates y volver a las negociaciones bajo los auspicios de los Copresidentes del Grupo de Minsk, de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa.

La víspera, el presidente ruso, Vladimir Putin, dialogó nuevamente con el primer ministro armenio, Nikol Pashinian, a quien instó a poner fin de inmediato al conflicto con Azerbaiyán en torno al enclave montañoso.

Putin se refirió a la necesidad urgente de poner fin a las acciones de combate en esa zona, que se iniciaron en esta ocasión el pasado 27 de septiembre.

Ambas partes analizaron la confrontación armada que adquirió amplias dimensiones y lleva a serias pérdidas humanas de las dos partes enfrentadas (Armenia y Azerbaiyán).

Los altos jefes de la diplomacia de Rusia, Francia y Estados Unidos, cuyos países copresiden el Grupo de Minsk, llamaron a poner fin a los combates y consideraron que el ataque premeditado contra instalaciones civiles constituye una amenaza para la seguridad regional.

Desde Bakú, el presidente azerí, Iljam Aliyev, consideró que el regreso al régimen de cese de hostilidades solo es posible si su país constata que Armenia se retiró de ‘los territorios ocupados y de Nagorni Karabaj’.

Por su lado, el primer ministro armenio consideró que detrás de la actual escalada del conflicto está Turquía, interesada en expandir su influencia en el Cáucaso sur. De igual forma, estimó que lucharían hasta la victoria en el referido territorio.

Las hostilidades se iniciaron el pasado 27 de septiembre, pero el diferendo entre Armenia y Azerbaiyán data de 1988, antes de la desintegración de la Unión Soviética, y se intensificó en 1992 hasta el pacto de armisticio de 1994, auspiciado por el Grupo de Minsk.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *