Si de símbolos se trata.


Comentario de Octavio Oliva López

El respeto a los símbolos patrios va más allá de la opción de llevarlos en una ropa, prenda o en un tatuaje. Se comienza a respetar cuando conocemos la esencia de cada uno de ellos.

¿De qué le estamos hablando a un joven cuando le mencionamos la bandera?

En ocasiones le decimos que es el símbolo nacional y ya. Pero sería más interesante decirle que esa BANDERA posee una simbología atípica porque fue una de las primeras en usar el triángulo equilátero, que es el que tiene los TRES lados y sus tres ángulos iguales. Es la figura geométrica perfecta y significa libertad, igualdad y fraternidad. Y que la estrella que lleva es porque es el astro con energía y luz propia; y significa la independencia. La interpretación correcta es, que somos capaces de mantenernos independientes porque tenemos energía para eso.

A los más jóvenes hay que hacerlo cómplices del significado de la palabra PATRIA. No basta con decirle que “tenemos que amarla”. Cuando expliquemos que patria es el femenino de patrius, que significa PADRE, comprenderán entonces que PATRIA es la MADRE. De ahí se desprende la frase: que somos hijos de la patria.

Si lo hacemos, entonces podremos lograr que aquí, cada persona que decida ponerse en el pecho su bandera, sienta el orgullo de ser cubano. Tal vez no sea una tarea fácil, pero tampoco imposible. ¿Qué tú crees?


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *