Rusia reitera rechazo de presión externa sobre dirección belarrusa


Moscú, 2 sep (Prensa Latina) El ministro ruso de Asuntos Exteriores, Serguei Lavrov, rechazó hoy los intentos de ejercer una presión desde el exterior sobre el gobierno de Belarús, al reunirse aquí con su similar de ese país, Vladimir Makei.
Nosotros condenamos el intento de ejercer presión contra las autoridades legítimas de Belarús por parte de algunos estados foráneos, los cuales, al mismo tiempo, brindan apoyo a la oposición, descontenta con el resultado de las presidenciales del pasado día 9, subrayó.

Al país, al estado y al pueblo de Belarús se le trata de imponer dudosas ideas de una mediación, incluido a través de la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE), la cual vive una profunda crisis y requiere de una reforma, consideró el diplomático.

La OSCE fue incapaz, además, de garantizar una debida actividad como observadora en los comicios presidenciales belarrusos, estimó Lavrov.

El jefe de la diplomacia rusa calificó de inadmisibles los intentos de imponer desde afuera una servicio de mediación para resolver la crisis política en Belarús, donde en las presidenciales resultó reelecto Alexander Lukashenko con el 80,1 por ciento de los votos.

Se hace necesario permitir que el pueblo belarruso pueda resolver de forma independiente sus problemas internos, afirmó el titular ruso.

Algunos miembros del opositor Consejo de Coordinación se pronuncian por posiciones antirrusas y por la ruptura con organizaciones creadas en el espacio pos-soviético, denunció el ministro de Asuntos Exteriores.

Miembros de ese consejo abogan por una ruptura cultural con Rusia, una ‘belurrización’ del vecino país, en detrimento del idioma ruso, y por la salida de entidades como la Comunidad de Estados Independientes, mientras promueven el ingreso en la alianza atlántica, aclaró.

El diplomático ruso denunció que en Belarús actúan unos 200 extremistas entrenados en Ucrania para poner en práctica escenarios de desestabilización.

Además, Lavrov indicó que el primer ministro ruso, Mijail Mishustin, podría viajar mañana a Minsk para dialogar con las autoridades belarrusas, como paso previo a un encuentro a nivel presidencial.

De su lado, Makei estimó que su país logró evitar el desarrollo de un escenario de revoluciones de colores y agradeció la reacción contenida, clara e inteligente de Rusia antes los hechos en Belarús.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *