Cuba rememora visita de Yuri Gagarin a la isla hace 59 años


La Habana, 24 jul (Prensa Latina) Cuba rememora hoy la visita, hace 59 años, del primer cosmonauta de la historia, Yuri Garagarin; un encuentro cargado de anécdotas que dio comienzo a una relación de respeto y simpatías mutuas.

 

Gagarin había sido invitado a las celebraciones por el octavo aniversario del asalto a los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes, que marcó el inició de la insurrección armada comandada por Fidel Castro contra la tiranía de Fulgencio Batista.

El astronauta soviético llegó al aeropuerto internacional José Martí de La Habana el 24 de julio de 1961, tres meses después de su hazaña.

La pertinaz lluvia no logró escamotear el cálido recibimiento de las autoridades cubanas, encabezadas por el entonces primer ministro Fidel Castro, y de la población que abarrotó las avenidas para saludarlo.

El piloto de la entonces Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS) al ver aFidel Castro sin guarecerse se negó a usar un impermeable o a desplegar el techo del vehículo descapotable que los trasladó durante el masivo recibimiento, lo que fue valorado como un gesto de respeto hacia el pueblo cubano.

La admiración creció con los días, en parte gracias a la sencillez del héroe soviético que ante el comentario de un periodista pidió no ser considerado un superhombre, y auguró que otros le seguirían en el empeño de conquistar el espacio exterior.

Horas antes del retorno a la URSS, Fidel Castro propuso a Gagarin abandonar su uniforme blanco que portaba con grados de comandante del Ejército Rojo y acompañarlo en un recorrido por La Habana en el que comprobaron el cariño de la población al reconocerlo.

El primer cosmonauta de la historia, hijo de una humilde familia campesina rusa, y ya para entonces entrañable amigo de los cubanos, se convirtió en la primera persona en ser condecorada con la Orden Playa Girón, creada ese mismo año.

Al imponer la distinción, en la Plaza de la Revolución capitalina, Fidel Castro contrastó el hecho de que, casi al unísono, la URSS conquistaba el espacio a favor de la ciencia, el progreso, de la humanidad y la paz, y Estados Unidos fraguaba una invasión mercenaria contra Cuba.

Al realizar la histórica hazaña que lo consagra como el primer cosmonauta del mundo, ha contribuido con ejemplar heroísmo al progreso de la humanidad y a la paz, fundamentó en la ocasión el presidente cubano Osvaldo Dorticós (1959-1976).


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *