En el Macío, una valiente escolta de la vida


Por Eudis Cabrera Luis

Santiago de Cuba, Mayarí Arriba, 11 de jun:- Eliannis Romero Sosa, no entiende de lejanías intrincadas cuando se trata de batallar por la vida de quienes ya forman parte de su familia.

Desanda desde Boca de Mícara, un consejo popular del Segundo Frente  hasta el Macío, una geografía que limita al norte con la hermana provincia de Holguín.

Cerca de 15 kilómetros recorre en burro esta joven de 23 años, enfermera de profesión y a mucha honra, confiesa orgullosa de lo que hace.

Julio, como se llama su medio de transporte, posibilita que llegue cotidianamente a sus más de 200 pacientes disgregados en la Sierra Cristal.

Desde el diagnostico de los primeros infestados de la Covid 19 en Cuba, la pesquisa activa no falta en los dispersos hogares de esa localidad, donde hay complicidad entre nubes y lomas.

“Al restringirse el transporte público por esta situación de pandemia, no lo pensé dos veces ante la propuesta de viajar con Julio, el burro de la familia.”

“Atiendo una población que es totalmente agradecida, aunque de una vivienda a la otra, en la mayoría de los casos existe una distancia de hasta 15 kilómetros”

Elianni, con nasobuco y vestuario de enfermera, se protege el cabello con una pañoleta de color verde y calza unas botas de cuero para trepar cúspides donde el burro no se atreve.

“Un tema de los Van Van, donde canta Pedrito Calvo, expresa en uno de sus estribillos de que cuando el mulo dice que no, se las trae” (sonrisa).

“Son ocho meses por estos parajes defendiendo la vida de esta gente de campo, que por cierto, trabajan mucho la tierra y cumplen con todas las orientaciones de la salud pública.”

“Hacemos charlas expositivas no solo de la Covid 19, sino, del embarazo en la adolescencia, que aquí no es un problema, el alcoholismo, enfermedades de transmisión sexual”.

“Mis pacientes me quieren, me cuidan y sobre todo, me defienden. Cuando me retraso por cualquier situación se preocupan y gestionan para saber qué tengo, qué pasa. Y es real, lo veo, lo percibo, y lo dicen. Esa enfermera viene en burro, ella sí viene a trabajar” (sonríe)

El Macío es la Venezuela de Eliannis. “No me da mucha gracia desandar en burro por estas montañas elevadas, tengo padecimientos de los riñones, de la vista, pero, “caramba”, siempre adelante.

Termina la entrevista. La entrevistada no esperó las siguientes ráfagas de preguntas de este periodista y emprendió cantando su regreso  hacia Boca de Mícara, exactamente  cuando la tarde se despide del día.

 


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *