Instituto Pedro Kourí investiga protocolos de tratamiento a la COVID-19


La Habana, 23 may.— El Insituto de Medicina Tropical Pedro Kourí (IPK) desarrolla alrededor de 20 proyectos de investigaciones que pueden generar un impacto dentro de la toma de decisiones en el desarrollo de la ciencia cubana referidos a los protocolos de tratamiento a la COVID-19.

La institución fue pionera en la utilización de los distintos tratamientos desarrollados por la industria biofarmacéutica cubana, destacó hoy en esta capital Manuel Romero Placeres, director general de la institución.

Durante una intervención en la Mesa Redonda de hoy, el director del IPK compartió detalles sobre los aspectos investigativos en que ha participado el centro.

Comentó que fueron encargados de llevar un comité de ética para las investigaciones realizadas en el país con relación a la actual pandemia provocada por el nuevo coronavirus.

La pandemia ha generado un estrecho trabajo entre las instituciones de salud y Biocubafarma en aras de lograr los análisis y evaluaciones de productos, argumentó.

Agregó que el IPK ha hecho evaluaciones de kits diagnósticos; sobre todo con eld esarrollo d eprotoolos para la transportación por todo el país, después de la restricción de movilidad en los territorios, para lo cual han enviado test rápidos y reactivos, apoyados por instituciones del trasnporte.

Los expertos de la institución han podido identificar factores de posible agravación a través de los síntomas, o valores en leucogramas y Rayos X, lo que les permitió determinar casos que podrían evolucionar hacia la gravedad; asi decidieron que hay elementos clínicos y de laboratorios que pueden ser predictorios de la severidad de los casos.

Desde el inicio hay involucrado grupos de expertos para ver cuáles eran los mejores protocolos de actuación en cuanto a la atención médica en esta enfermedad que es nueva, detalló Romero.

Según narró, el IPK posee logros cientificos, como la primera fotografía del virus en un paciente cubano; la caracterizacción molecular del Sars Cov 2 y la cinética del mismo en otros fluidos del organismo, estudiando toda la patogenia en los pacientes.

Vamos a poder lograr tener biomarcadores inmunológicos asociados a la enfermedad y patrones de respuesta inmune vinculados a la protección y evolución, así como la influencia de la genética y epigenética de factores ambientales relacionados a la COVID-19, agregó el director del IPK.

Cuando bajen los casos podremos dedicarnos más a la investigación, no se ha parado, pero si se ha ralentizado, dijo, y comunicó que el IPK está enfrascado actualmente en el estudio de los pacientes con PCR positivo después de los 14 días. (Karla Castillo Moret)


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *