El corazón campesino de Miguel


Miguel López Martínez junto a su esposa Elsa Toró con cerca de 60 años de casados, protegidos contra la Covid -19

Por: Lic. Raúl López Ortiz.

Santiago de Cuba, Mayarí Arriba, 16 de may:- “ Me falta la vista, no el corazón de campesino agradecido que vivió y conoció en carne propia la penuria de la clase social más explotada del país donde la ignorancia, el desalojo, la miseria, explotación y abandono caracterizaban el panorama, hasta que el 17 de mayo de 1959 apareciera con la firma de la primera Ley de Reforma Agraria por el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz,  el destello de luz que nos llevaría a ser dueños del fruto de nuestro sudor . ”

Así lo expresa el combatiente del Ejército Rebelde, Miguel López Martínez vinculado estrechamente al campesinado de esta parte del oriente cubano donde contribuyó a crear y fortalecer el movimiento de esta clase social que apoyó desde los primeros momentos a la Revolución y sigue junto a ella con la vigorosidad que exigen los nuevos tiempos del bloqueo de Estados Unidos contra la Isla y la COVID 19.

Recuerda Miguel, su actividad en el Primer Congreso Campesino en Armas, desarrollado en Soledad de Mayarí Arriba el 21 de septiembre de 1958, donde le ordenaron estar al frente del grupo del Ejército Rebelde que custodió el orden y protección del evento, hecho que le permitió acercarse a sus dirigentes,  que a la postre lo llevaría a estar muchos años junto  a ellos.

Tal es así que llegó a ser presidente de los entonces municipios Arroyo Seco, Naranjo Agrio, Realengo 18, y el actual Songo – La Maya y vicepresidente del Segundo Frente. Su quehacer lo llevó también a la presidencia de la región de Baracoa para estrechar aún más sus vínculos con el campesinado.

Refiere que el asesinato de Niceto Pérez para apoderarse de sus tierras lo conmovió de tal manera que años más tarde lo indujo a incorporarse al Ejército Rebelde para acabar con aquella  pesadilla de los agrarios cubanos.

En ocasión del 17 de mayo Miguel López Martínez, ya con 85 años de edad, expresa su satisfacción de haber sido hijo de campesino humilde, convoca a producir alimentos  y  a  cumplir las medidas sanitarias para vencer el  nuevo Coronavirus como se hizo con la dictadura opresora de Fulgencio Batista en 1959.

 


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *