Chiqui: cuando se lucha entre flores (+ Audio y fotos)


Por: Yamil Sánchez Aguilar

Santiago de Cuba, 16 de may:- “Las flores son más hermosas cuando se cultivan por manos callosas y se riegan con el sudor del trabajo diario. Al ver mis flores adornando diferentes lugares es cuando uno se enorgullece del trabajo que realiza”.

Así se expresa Yoleisis Ruiz Maceo, un campesino que apostó por el cultivo de plantas ornamentales como usufructuario en una finca de la Unidad Básica de Producción Cooperativa (UBPC) “Yamagua”, del municipio Segundo Frente.

Chiqui, como es popularmente conocido, reconoce su amor por la Lucha, como disciplina deportiva; sin embargo, este Licenciado en Cultura Física devenido labriego, tiene otros desafíos que esperan por él y sus seis obreros.

“La lucha que practico ahora no es la de los agarres y las proyecciones del contrario en un colchón; la de hoy se trata de la producción de plantas ornamentales. Poco a poco le fui cogiendo la vuelta a este cultivo tan agradecido y ya llevo siete años  entre flores.”

“Todavía hay personas que no me ven completamente como campesino porque piensan que cultivar Rosas, Terciopelos, Azucenas y Girasoles no es cosa de hombres del campo. Sin embargo, cuando llega una fecha importante como el Día de los Enamorados, el Día de las Madres o al salir mi hermano Yoelvis a venderlas por la calles, entonces sí reconocen nuestra labor, y hasta nos felicitan.”

“Y cada día va creciendo la demanda. También tienen muy buena aceptación otras variedades que aquí cultivamos como Margaritas de Japón, Cagigales, Extrañas rosas y otras como rosas amarrillas y Carlota”.

“Es el mismo orgullo que nos da con los arreglos florales para decorar centros laborales o eventos importantes; o con las ofrendas, cojines, coronas y los ramos que hacemos aquí en la finca o los que elaboran los trabajadores de Servicios Comunales, en la florería, con los que tenemos excelentes relaciones de trabajo.”

En alrededor de dos hectáreas este agricultor, de 44 años, también dedica espacio para otros cultivos como frijol, calabaza, habichuela, quimbombó y variedades de plátanos, entre otras especies de ciclo corto, como respuesta a la actual situación alimentaria derivada del azote pandémico del nuevo coronavirus.

“En la finca seguimos trabajando, siempre adoptando cada una de las medidas higiénico-sanitarias orientadas. La tierra no permite espera y, más allá de las flores, también hemos dado terreno a los cultivos varios para la alimentación del colectivo y la familia.”

“También debo garantizar la nutrición de vacas, bueyes, los animales de corral y todo los que tengo aquí. Hay que sembrar para uno y para los animales que te alimentan, te ayudan y garantizan el fruto de tu trabajo. Eso no puede aplazarse. ¡Y más ahora que comenzaron las lluvias!”

El orgullo de este labrador y el de los trabajadores de la finca se desborda es un gesto que ha estremecido los corazones de las familias del Segundo Frente, al calor del Día de las Madres: “Sabiendo que con motivo del aislamiento social y las medidas orientadas para prevenir la Covid-19, y teniendo en cuenta que la familia no pudo asistir a rendir homenaje a las madres, hemos decidido llegar hasta el cementerio Santa Teresa, de Mayarí Arriba, y colocar una flor ante la tumba de cada madre que allí reposa.”

“Es una modesta donación nuestra al homenaje para ellas a nombre de toda la familia. Queremos agradecer la armonía y el buen trato que hemos recibido del colectivo de Servicios Comunales, especialmente en el cementerio mayaricero.”

Los vecinos del sector “24 de julio”, en la parroquia Pozo Verde, del municipio Caroní, en el estado venezolano de Bolívar, seguramente recordarán a Chiqui, ese profesor que allí plantó cultura física y recreación durante su labor internacionalista. Hoy, desde el corazón del oriente cubano, su armónico intercambio con la tierra le permite triunfar en otras tareas de frente a la agricultura.

En el corazón del valle de Mayarí Arriba, el campesino Yoleisis Ruiz Maceo, Chiqui, desde su finca de plantas ornamentales, enarbola los deseos de seguir adornando amaneceres con el mismo ímpetu que practica su nueva lucha agrícola entre flores.

Escuche declaraciones de Chiqui en el siguiente trabajo de Eudis Cabrera Luis.


 

 


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *