El antídoto para el COVID 19.


Santiago de Cuba, Mayarí Arriba, 16 de abr:- Para enfrentar la Covid -19 y el otro virus asesino que es el bloqueo del gobierno de los EE.UU contra Cuba hay que protegerse, derrochar solidaridad y sacarle a la tierra todas las potencialidades en la producción de alimentos.

Bajo ese concepto, Manuel Cereijo Rivera y su esposa Miraidis Macías hacen del patio de su casa una fortaleza al cumplir las medidas sanitarias para evitar pandemias como el Coronavirus y demostrar con hechos el principio Martiano que » si el hombre sirve la tierra sirve».

Cuando la escasez comenzó a sentirse de verdad no espere: al frente de la casa había un área que libre de malas hierbas, eche materia orgánica y comencé fomentar hortalizas para sobrepasar el consumo hogareño y llegar al vecindario que también resiste el engendro macabro».

Por esa época se decía que la cebolla no se cultivaba en este lugar por falta de vocación del suelo, el clima y otros argumentos que hasta hoy circulan y que para mí no son tan ciertas, por lo menos en mi huerto rebelde que se crece y dice No al intento criminal yanqui de matarnos por hambre».

«Ya hace varios años cultivo el tubérculo con el que satisfago casi el año entero las necesidades hogareña, regalo a familiares y amigos y demuestro que si se aplica materia orgánica y se atiende debidamente las cebollas se pueden dar grandes y sangrientas en el valle mayarisero, al igual que el pimiento y otros cultivos.

«Y ahora que el COVID 19 estremece al mundo hay que sacarle a la tierra el sustento para la vida porque la escasez vendrá incuestionablemente y su antídoto será multiplicar la producción local y las medidas sanitarias para evitar el contagio viral a los que sabremos enfrentar como verdaderos cubanos» parafraseo Cereijo quien regadera en manos dio continuidad a la labor que realiza.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *