El paraíso de Balilo.


Francisco Ruiz Ochoa (Balilo) en su finca de la Ensenada

Por: Raúl López Ortíz.

Santiago de Cuba, Mayarí Arriba, 01 de ago:- Cuando Francisco Ruiz Ochoa (Balilo) y Nereida  Fernández Delgado se jubilaron no hubo tiempo para descansar  y acometieron una de las tareas más difíciles de la agricultura: fomentar una finca forestal en la serranía de la Ensenada, en Segundo Frente, donde las plantas indeseables y abandono a que estaban sometidas esas tierras las hacían poco apetitosa para trabajar.

Balilo, había crecido por esos parajes. Supo descifrar la vocación del suelo para sembrar bosques y juntó a su esposa emprendió la tarea. El Estado había designado esas áreas para el usufructo. Él no quería desaprovechar la oportunidad para contribuir con el medio ambiente, la economía familiar y la vida en el planeta.

La chapea de matorrales y plantaciones de viveros de cedro, caoba, majagua, bijagua y otro grupo de especies ocuparon largas jornadas, en la que hubo que sudar muchísimo la camisa en medio del lomerío.

Francisco Ruiz Ochoa (Balilo) y su esposa Nereida Fernández Delgado

Nereida, con el futuro en cada palabra, adorna la tarde con su recuerdo: “Tuve  que trabajar sin descanso, sacar fuerzas, ser una más en el campo, cargar posturas, preparar la alimentación.., Fíjate que ya se me estaban olvidando las intimidades matrimoniales y se me dije: “ Respira, mujer. Ten cuidado con los olvidos que se te va tu hombre. Y respiré.  Ya vez  como está la finca,  además de crecer nuestro amor, crece frondosa una parcela de cafeto”, asevera sonriente, mientras entra a la cocina y regresa con dos humeantes tazas de café en sus manos.

Balilo, también saborea el café y afirma: “Se dice fácil, pero fomentar 50 hectáreas de bosques en estos parajes es muestra del trabajo desarrollado en estos 9 años donde se ha transformado el paisaje, la flora y la fauna. Siento placer por  haber contribuido a la vida  en la montaña donde nací, crecí y estaré por siempre  endulzando mis montañas”.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *