Más café en Segundo Frente


Por: William Nieves Delgado

Santiago de Cuba, Mayarí Arriba, 18 de may:- En las montañas del territorio santiaguero de Segundo Frente, prevalece el color verde y en su momento   el rojo, cuando está a punto la cosecha del cerezo.

En el municipio, es una realidad el avance  de la reforestación y también de la recuperación cafetalera, posible con la unidad de esos sectores y el empuje de los trabajadores  en las comunidades campesinas.

Los colores están presentes en cada comunidad, como se observa en San Benito Mayarí y zonas aledañas que cambia su imagen y se acerca a décadas pasadas  cuando era considerado un emporio cafetalero del territorio de la Sierra Cristal.

En la actualidad, ante el llamado de la recuperación cafetalera en las montañas, es notable el avance que a pasos de gigante se viene alcanzando en el lomerío con la revitalización de los viejos cafetales y la capacidad productiva de las nuevas áreas.

Hoy, los pronósticos de cosecha están por encima de las expectativas y se crece cada día, por ejemplo: en la anterior se recolectaron unas 70 mil latas, más del doble de las acumuladas en el 2017.

El éxito se debe a la selección oportuna de los terrenos y a calidad de las posturas, donde la UBPC  de La Calabaza ha contribuido de manera especial con el aporte de esquejes obtenidos en la estación experimental situada en esas inmediaciones y que ya están en producción.

Por otra parte, los caficultores han puesto su granito de arena y su empeño es mayor debido al alto valor económico del grano, considerado una de las principales divisa del país.

Dorge Obregón, extensionista general de la agricultura en esos lares, puntualizó que la recuperación cafetalera la abrigan buenos resultados, debido  también a las atenciones recibidas por parte de la Empresa Cafetalera, principalmente en las orientaciones muy actualizadas sobre el cultivo y nuevas variedades y recursos para llegar a buenos términos.

Contribuye además, la organización de las estructuras, dígase cooperativas y fincas  y la calidad humana de las fuerzas productivas, ingredientes esenciales para seguir creciendo en la recuperación cafetalera.

 


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *