Segundo Frente, 61 años después.


Por: Eudis Cabrera Luís

Mayarí Arriba ya no es aquel de mil 958. Hoy, es una ciudad escondida entre las montañas de la sierra cristal.  Sus amaneces suenan distintos al de aquellos años de los 50, y más atrás. Ya no hay grandes hacendados dictando sus propias leyes, mayorales o guardia rural desalojando a los campesinos de sus bohíos, ni mucho menos hambre y miseria, un reflejo común del otrora tiempo.

Hoy es un logro social, que se traduce en salud, educación, comunicaciones de todo tipo, y aunque no es perfecto, pues como obra humana, tiene dificultades, lo esencial, la unidad y sentido de pertenencia de sus habitantes, sentencian que con el esfuerzo de todos, vendrán nuevas victorias. Su empeño no termina, ya tiene un Hotel de lujo cuatro estrellas con un premio internacional a la excelencia verde.

Le acompañan además, Campismo, Centro Universitario Municipal, Mausoleo, un museo con tecnología de punta, profesionales con Premios Nacionales, internacionales en varias ramas científicas, culturales, incluso todo el potencial productivo para convertirse en lo que años 70 fue, y puede repetirse, ser el mejor municipio del país en la producción cafetalera.

Ese Mayarí, hoy Segundo Frente, todo un gigante a nivel de provincia si de pelota se habla (Béisbol), emprende su andar hacia niveles superiores de la vida, y lo hace bajo los designios  del internet, que muy bien que se aprovechan, héroes en el combate del ébola, médicos salvando vidas en otras regiones del planeta, electrificado en el casi 100 por ciento de sus localidades, aportando además, campeones olímpicos y grandes personalidades de la música cubana.

Hablo de esta tierra bendecida por las costumbres y tradiciones de su gente, del sabroso café que aquí se cultiva y se busca, donde se encuentran los mejores productores y campesinos de altos rendimientos   del país, una zona estampada por los deseos de hacer y producir, pero sobre todas las cosas, que no quede duda, por defender a capa y espada una palabra tan sagrada para el cubano como revolución.

Mi Mayarí, que es mi Segundo Frente en los cuatro puntos cardinales de esta geografía oriental, una sierra de renombrados carnavales en todo el oriente de la Isla, una historia viva que renace y renace en sus hombres y mujeres, en su Raúl, el añorado y querido padre, en el Fidel Castro Ruz, que en varias ocasiones oficiales o no, desanduvo por esta vía tan amada  por quienes viven, vivieron, por lo que conserva genuinamente sus raíces.

 


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *