Radio 8 SF, 41 años al lado de su pueblo


«Eso sí, que cada palabra lleve alas y color…”. José Martí

Por Eudis Cabrera Luis  E-mail: ecabrera@r8sf.icrt.cu

Sí, está de cumpleaños. Esta pequeña, porque su sonido sigue siendo joven a pesar del tiempo, sigue demostrando que el amor es imprescindible para cualquier profesión. En esta lo es más, y hay motivos. Primero porque, aun con su cimiento rebelde en 1958, 20 años después,  en marzo del 78, la vida demostraba que habían muchas acciones en silencio y que, por lo tanto, una radio local, sería el sueño más completo para los guajiros de entonces. Segundo, no  se imaginó nunca  que en la sierra cristal, un timbre sonoro acompañado de voces diversas, pudiera surcar en tan breves segundos la cotidianidad del mayaricero, y este,  identificándose para siempre con aquel nombre: Radio 8 SF.

Así las cosas, parafraseando a un destacado colega de la prensa nacional, la princesa de las montañas mayariseras, como también se le conoce, hizo su propio camino, marcó su identidad, cubanía, construyó su misma línea de trabajo, interactuando, su mayor fortaleza, su gestión de contenido con el propio público, removiendo al éter una y otra vez, retratando minuto a minuto lo cotidiano, y hacer de lo común, lo interesante. Informativa, pues es una de las estaciones radiales que posee un amplio espacio informativo entre sus homólogas de la provincia, y me atrevería a decir, del país.

Refiero, que es una radio dinámica, con una síntesis en su forma de realización, lo que le imprime naturalidad, visiones y costumbres de su gente, sin perder por un segundo, esa manera tan peculiar de la mensajería familiar, las entrevistas al campesino, la familia, las amas de casa, el barrendero, el mecánico del tractor o la guagua de una geografía montañosa, explicando el por qué de la demora del ómnibus, o sencillamente las facilitaciones sociales en las ventas, cambios, perdidas, anuncios culturales o de otras índoles. Más allá de esas razones, están otras, y una de ellas, es su nombre en concursos radiales o periodísticos, que dice mucho.

Es esta, la emisora que está de cumpleaños. Una familia de andar y andar, pero de estar en las buenas y malas de su pueblo, de trillar todo lo que sea interesante y llevarlo a su audiencia. Hablo de voces, al decir de una de sus pioneras, cuando al ser entrevistada por el    Portal de la Radio Cubana, la ya experimentada Arelis García. «Esa fue mi primera gran escuela (Radio 8 SF) porque personas muy sensibles, sabias en el arte de pintar el mundo con la voz y el sonido, me enseñaron que tanto el hombre como la mujer y sus historias de vida, debían ser carne y hueso de nuestros partos radiales cotidianos, por decirlo de algún modo».

Y sigue contando Arelis:  «Quizás la nobleza de aquellos campesinos y campesinas, la naturaleza, la historia de esos parajes, hicieron que un buen día me viera en las alturas de Tumba Siete, frente a Edelmira, una destacadísima recogedora de café, mujer de pico fino para contar y cantar, porque las décimas le nacían como ríos. En esa ocasión, un reportero y radialistas apasionado, Enrique Ojito, mi profesor y compañero de vida durante más de 20 años, me dijo: Grabaremos hasta el canto de esos guariaos que vienen de las lomas, porque también le darán color a la crónica. Desde entonces, quedé alucinada por esta manera de hacer radio y hacer periodismo».

Arelis es una de esas verdades de Radio 8 SF. Como ella un sin número de colegas, locutores, realizadores de sonidos, periodistas, investigadores, trabajadores administrativos, todo un compendio de nombres que hicieron, hacen y harán historias. Un libro, eso espero algún día, para ilustrar entre verbos, dramaturgia, enfoque técnico, silencio, música, efectos, sonido, el hallazgo cotidiano de realidades, escenarios, ambientes; lo importante es el modo de presentar el acontecimiento, la historia, y que la palabra, sobre todo en la radio, sea concreta, que tenga peso y medida, temperatura, color y emoción, como tantas veces se ha pedido desde las redacciones».

Reinaldo Cedeño, periodista santiaguero, dijo,  “a nuestra prensa le falta latidos. Yo digo entonces,  nuestra radio, como no es perfecta, tiene que continuar   asomando luces sobre el asunto, pues el diarismo ahoga en cifras a los seres humanos que hay detrás de cada hecho noticioso, falta describir, narrar, hacer oír, desandar más los caminos del cubano de a pie.

“La radio debe tener de pintor, para dar color a la noticia; de escultor para con el cincel de la voz, la música, los efectos y el silencio llevarnos hasta el lugar de los hechos. Debe ser inmediata, curiosa, imaginativa, en resumen, sensible y multifacética, indagadora y audaz. Se trata de hacer ver la vida a través de los oídos y ello lo logra únicamente un profesional completo.”

Es esa una de las magias de Radio 8 SF, premiada en el tiempo  por nombres como    Isabel Vega Fernández, Enrique Ojito Linares, Jorge García Orce, Orlando Amaro Álvarez, Eddy Gamboa Cuba, Iraidis Carvajal Montoya, la mulatísima Belquis Borrero Cobas, Osmel Blanco Medina, Rafael Armando Cardero, José Armando García, Mario Donet Tamayo, Ricardo Mesa Santos, Raúl López Ortiz, Wiliam Nieves Delgado, Roberto Alberja Gómez, Abelardo Osorio Zapata, y unos cuantos, cuyas entregas están tatuadas de oro en el recuerdo de su pueblo.

La misma línea, pero por nuevos de ahora, es la que lleva un colectivo de jóvenes y no tan jóvenes, que con el mismo tintero de hacer y decir, recuerdan que esta emisora, sigue siendo informativa, rebelde y comunitaria.

 


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *